El consejero de Sanidad de Cantabria advierte que “la pandemia ha removido los pilares de nuestro si

Explica que en Cantabria se está realizando una “apuesta decidida” por implementar la telemedicina

  • Destaca la necesidad de adoptar medidas de flexibilización en la gestión del personal sanitario que permitan dar respuesta a todas las situaciones

  • Rodríguez ha denunciado que la salud pública sea la “gran olvidada” de nuestro Sistema Nacional de Salud

Miguel Javier Rodríguez, consejero de Sanidad de Cantabria, ha participado esta mañana en un coloquio online organizado por Executive Forum, con la colaboración de UCB y Takeda. Durante su intervención, el consejero se ha referido a la gestión asistencial en el nuevo escenario post Covid-19.


Angelino Ruiz, director de Acceso al Mercado en UCB Iberia, y Soledad Ruiz, Market Access Head de Takeda, han acompañado al consejero durante su intervención. Ambos han manifestado su recuerdo hacia las víctimas de la pandemia y su reconocimiento al trabajo de todos los profesionales que han gestionado la crisis ocasionada por el Covid-19. Acerca del período de reconstrucción o la “nueva normalidad” que vivimos actualmente, Angelino Ruiz ha considerado que debemos mantener e implementar tres de las grandes lecciones aprendidas en los meses anteriores: el entorno de colaboración y coordinación entre todas las administraciones y empresas, la digitalización del sector y la necesidad de reforzar el sistema sanitario. Por su parte, Soledad Ruiz ha señalado que ahora se debe trabajar en todos aquellos cambios que configuren una base para generar un ecosistema sanitario que mejore la asistencia de los pacientes en términos de resultados de salud, a través de estrategias como el Big Data, la compra pública innovadora, la equidad o la medicina personalizada.


El consejero de Sanidad ha comenzado su intervención destacando que el Covid-19 ha demostrado que, en un mundo globalizado, la situación de un país depende de la de los demás ante una situación de pandemia. Por esta razón, ha señalado la humildad como la primera lección que España debe aprender de esta crisis, pues “por muy bien que le vaya a un país, si nos olvidamos de la situación de otros países menos desarrollados y no hacemos nada por cambiarlo, nos irá mal a todos”. Entre estas enseñanzas, también se ha referido al valor de la sanidad pública, ya que “ha quedado patente y acreditada la necesidad de contar con un sistema sanitario fuerte y bien dotado económicamente”. En esta línea, ha deseado que esta situación haya servido para blindar el sistema sanitario de salud para que “nuestra sanidad no sea un bien de mercado, sino que sea percibida como un servicio esencial y un derecho fundamental de las personas”. Con respecto al personal sanitario, ha reconocido que el Covid-19 también ha manifestado la necesidad de contar con un sistema sanitario flexible y unos profesionales capaces de adaptarse a una situación de crisis para dar respuesta a todo tipo de situaciones. “La parte del capital humano es la que mejor ha funcionado” ha afirmado.




Apuesta por la telemedicina


“Las cosas ya nunca van a volver a ser como antes” ha advertido, puesto que “la pandemia ha removido los pilares de nuestro sistema sanitario para adaptarlo a un futuro en el que estas situaciones podrían dejar de ser algo excepcional”. Por este motivo, ha señalado la tecnología como la gran aliada para cambiar y adaptar las cuestiones necesarias para lograr esta adaptación. En este sentido, Rodríguez ha declarado que “en Cantabria estamos haciendo una apuesta decidida por implementar la telemedicina”, así como por fomentar la prevención como uno de los ejes principales de la sanidad pública. Para lograrlo, el consejero ha explicado que se está constituyendo un servicio de asistencia multicanal para facilitar la accesibilidad y garantizar una asistencia sanitaria directa y personalizada y que, además, mejore el servicio de los profesionales sanitarios.


Finalmente, ha denunciado que “la gran olvidada de nuestro Sistema Nacional de Salud es la salud pública”, ya que “solo nos acordamos de ella cuando hay una gran crisis”. Según sus palabras, las trayectorias de la salud pública y de la atención sanitaria han discurrido por caminos divergentes en los últimos años”, pese a que “las necesidades de salud de la población deberían ser el centro de interés y el lugar común de las actividades sanitarias”. De este modo, Rodríguez ha advertido que las aportaciones de la salud pública se manifiestan como fundamentales para configurar un enfoque poblacional y aportar una base científica y técnica a las decisiones políticas. Por tanto, ha añadido que hay que introducir elementos correctores “que eviten que las administraciones seamos rehenes de un gasto sanitario creciente”, así como que “tenemos que afianzar un modelo más robusto, flexible y resiliente preparado para futuras pandemias”.

Temas de interés
Recomendamos
Search By Tags
Síganos en Redes
  • LinkedIn Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black