La importancia de comunicar bien la salud

La pandemia ha puesto de manifiesto la importancia del cuidado del sector sanitario como uno de los bienes más preciados de la sociedad. No sólo eso, también ha hecho visible un problema al que se enfrenta el sector: la comunicación y divulgación de la salud. Un conocimiento amplio, completo y transparente es clave para que la sociedad pueda actuar de la mejor manera en cada escenario que se plantee.


En esta línea se ha celebrado en Madrid el foro Healthcare Creators organizado por Executive Forum y Eureka PR, donde se ha contado con grandes comunicadores del sector de la salud como Juan Abarca Cidón, Julio Mayol o Yolanda Domínguez entre otros. Este encuentro transcurrió a lo largo de tres mesas redondas moderadas por el Dr. Amyad Raduan y contó con la participación de grandes empresas del sector como Janssen, Takeda y el Instituto de Ingeniería del Conocimiento (IIC).


“El profesional de la salud debe tener cualidades de comunicación”


En el primer coloquio se debatió sobre el compromiso en la divulgación de salud digital y su impacto a nivel social. “Todo profesional que trabaje en el ámbito sanitario debe tener cualidades de comunicación con personas en situación sensible y de descompensación”, aseguró el presidente de HM Hospitales, Juan Abarca en una reflexión con la que estuvieron de acuerdo sus compañeros en la mesa.


De hecho, el director médico del Hospital Clínico San Carlos, Julio Mayol destacó que uno de los principales problemas en la comunicación actual en este campo es que “lo que se espera es blanco o negro, y en sanidad no es así”, a lo que el Gerente Asistencial de Hospitales de la Comunidad de Madrid, Jesús Canora añadió que “el mensaje debe ser cuidado para poder llegar al público por el canal adecuado”.


Una comunicación que se ha visto multiplicada a raíz de la llegada de la pandemia a nuestras vidas. “Hay que aprovechar este cambio que nos ha obligado a hacer la pandemia” comentó Canora añadiendo a la reflexión de Juan Abarca sobre que “uno de los grandes problemas de la pandemia es que hay muchos temas y cuestiones que no se van a poder discernir hasta que pase el tiempo”.


“En este sentido, las organizaciones sanitarias deben tener muy clara la deontología. Adaptar el código deontológico a las circunstancias para convertirlo en un código sólido, fuerte y robusto”, concluyó Julio Mayol.


“El paciente de hoy en día es un paciente empoderado”


Uno de los principales problemas a la hora de gestionar el conocimiento está en las miles y miles de fuentes que proveen de información falsa a la ciudadanía. “Cuando buscas cáncer en el buscador de Google te ofrece millones de respuestas y el cáncer no es una sola enfermedad”, destacó Yolanda Domínguez, directora de Marketing y Comunicación de la Asociación Española contra el Cáncer, quien amplió también que en el escenario actual se enfrentan a “un paciente empoderado, que quiere gestionar su propio proceso” y al que “debemos aportar las herramientas para que pueda informarse de manera correcta”.


“Es un deber deontológico informar a la ciudadanía dónde están las fuentes de las que puede beber para facilitar el proceso de información”, apuntó Manuela Romero, vicepresidenta segunda del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos, para introducir también la importancia de la transformación digital que está viviendo la sociedad a todos los niveles a los que no se escapa la sanidad. “El código deontológico contempla la transformación digital, por lo que una consulta digital mantiene la relación médico-paciente que tenía una consulta presencial. Debemos ser capaces de hacer entender al paciente que esta evolución es una ventaja”.


Por su parte, y en línea con el argumento de la transformación digital y el uso y obtención de miles de datos gracias a las nuevas tecnologías, la directora del Área de Salud del Instituto de Ingeniería del Conocimiento, Elisa Martín, afirmó que "los datos son una herramienta fundamental que permite la investigación y la clínica. La IA extrae la información de los datos”. “A día de hoy hay medios para garantizar la privacidad. Medios éticos que definen para qué utilizas ciertos datos.


De hecho, la Unión Europea está aprobando normativas a las que nos tenemos que ceñir los que creamos soluciones en la sanidad. Nos vamos a tener que certificar en diferentes ámbitos que garantizan que podemos cumplir el código deontológico”, explicó.


“La figura del divulgador es imprescindible para comunicar a los pacientes”


Por último, y para cerrar la jornada, se analizó el papel de las instituciones y empresas en la conversación sobre salud en la Red. El Director Médico de la Fundación Jiménez Díaz y Coordinador UICO Red 4 Hospitales Públicos Quironsalud, Javier Arcos, comenzó su intervención haciendo una diferenciación entre mensaje preventivo y mensaje por patología. “En el mensaje preventivo, tendrá mucho más impacto que grandes influencers lancen mensajes a que lo haga un anónimo sanitario; mientras que en el mensaje por patología necesitamos un perfil individualizado para cada paciente”, señaló. Además, hizo especial hincapié en la necesidad de abrir continuamente una ventana comunicativa por parte del personal sanitario para evitar que los pacientes “busquen información potencialmente errónea en Google”.


Un pensamiento con el que coincidió José Luis Cobos, vicepresidente tercero del Consejo General de Enfermería. “Falta saber cómo utilizar los canales sanitarios para que el paciente viva sus procesos con cierta normalidad”, afirmó. Por su parte, Alfonso García, subdirector General de Accesibilidad y Continuidad Asistencial de la Consejería de Salud de Andalucía, incidió en que “las instituciones deben contar con una figura de divulgador, donde se puedan apoyar los pacientes cuando tienen incertidumbre. Su papel es fundamental tanto en prevención como en promoción”.

  • LinkedIn Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black