El Servicio de Salud de Islas Baleares señala que “hemos aprendido a tratar” el Covid19

  • Baleares tiene capacidad para realizar 20.000 PCR diarias, siendo una de las comunidades autónomas que más pruebas de este tipo realiza

  • Fuster confía en que los avances en la vacunación permitan que no sea necesario utilizar el hospital de campaña

  • El director general explica que la pandemia ha hecho avanzar “de manera brutal” la transformación digital del sistema sanitario



El director general del Servicio de Salud de Islas Baleares, Juli Fuster, ha participado esta mañana en un coloquio online organizado por Executive Forum con la colaboración de Takeda y Pfizer. En su intervención, Fuster ha explicado cómo se ha gestionado y qué se ha aprendido de la pandemia de Covid-19 en Islas Baleares.


Soledad Ruiz, directora de Acceso al Mercado en Takeda, y Concha Serrano, directora de Relacionas Institucionales en Pfizer, han acompañado e introducido al director general en el coloquio. Ruiz ha lanzado un mensaje de ánimo a todos los profesionales sanitarios y a las víctimas de la pandemia, señalando que son tiempos difíciles, pero también estratégicos en la gestión de los sistemas sanitarios. Así, ha ofrecido su colaboración al Servicio de Salud de Islas Baleares en la coordinación de un ecosistema sanitario que “facilite un modelo asistencial excelente para todos los ciudadanos y pacientes”. Por su parte, Serrano también ha insistido en la importancia de la colaboración público-privada para hacer frente a la pandemia no solo en el suministro de medicamentos y material sanitario, sino que también en la búsqueda y aportación de soluciones.



Precisamente, Fuster ha comenzado su discurso manifestando que “creemos en la colaboración público-privada como vía de avance y de mejora”. Asimismo, ha destacado que en el inicio de la pandemia las dos prioridades del Servicio de Salud balear eran garantizar el suministro de material y asegurar los recursos humanos necesarios. En esta línea, también ha hecho mención del comité de expertos que se creó en marzo de 2020 y que aún sigue vigente para dotar de base científica a las acciones emprendidas para combatir el Covid-19.


El director general ha indicado que, básicamente, se abordó una reordenación de la atención primaria y de la atención hospitalaria para afrontar la compleja situación. “La atención primaria ha sido un puntal muy importante” ha reconocido. Con respecto a la misma, ha explicado que la atención en domicilio permitió atender el 90% de los casos en las casas de los pacientes, evitando saturar los centros sanitarios. Del mismo modo, otro elemento diferencial fue la creación de equipos especializados para la atención en residencias de mayores.


En referencia a la reordenación de la atención hospitalaria, Fuster ha hecho hincapié en que “tenemos capacidad para realizar más de 20.000 PCR diarias”, siendo una de las comunidades autónomas que más pruebas de este tipo realiza. En este sentido, también ha mencionado las 2.000 camas en planta y las 300 camas en UCI que se llegaron a garantizar para atender a los casos de coronavirus. En esta línea, ha considerado que el avance en la vacunación probablemente logre que no sea necesario utilizar el hospital de campaña habilitado en el Palacio de Congresos de Palma de Mallorca, pese a que ha reconocido que “nos ha dado tranquilidad tenerlo”.


Lecciones aprendidas

A la pregunta de si “¿estábamos preparados?”, Fuster ha respondido que “no pero sí”, ya que “nadie se esperaba algo de esta envergadura, pero todos hemos sido capaces de reaccionar y poner en marcha los mecanismos necesarios”. De este modo, ha lamentado el elevado número de afectados y fallecidos a causa de la pandemia, pero ha mostrado su satisfacción al creer que el sistema sanitario y la industria farmacéutica han sido capaces de adaptarse y dar respuesta.



En lo que se refiere al manejo de la enfermedad, ha subrayado que “hemos adecuado los recursos sanitarios a la incidencia”, así como que se ha aprendido a rastrear, a garantizar el aislamiento y a tratar la propia enfermedad reduciendo la estancia media de hospitalización. Así, ha indicado la importancia de la capacidad de respuesta agradeciendo a todos los profesionales sanitarios “el enorme esfuerzo que han hecho”. “Hemos sido capaces de tensionar el sistema, pero sin llegar a colapsar” ha dicho al respecto.


Asimismo, ha destacado el “importante salto tecnológico” que se ha producido como consecuencia de la pandemia. “Lo teníamos sobre la mesa, pero todo se ha acelerado de una manera brutal y muchos de estos avances han llegado para quedarse”, ha señalado. En este sentido, también se ha referido a la “necesaria” deslocalización de la producción de materiales sanitarios que han evidenciado España y Europa, ya que “no podíamos tener esta dependencia de otros mercados”. Como ejemplo de este cambio, ha explicado que “en Baleares lo vimos claro hace unos meses y pusimos en marcha un concurso para incentivar a empresas para que produjesen aquí”.




Temas de interés
Recomendamos
Search By Tags
Síganos en Redes
  • LinkedIn Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black