Armengol asegura que el verano será una “temporada fuerte y permitirá recuperar miles de empleos"

  • La presidenta destaca que Baleares se encuentra “en posición de ser uno de los pocos lugares abiertos al mundo para reactivar la movilidad”

  • Insiste en que la sanidad ha sido la clave de la estrategia balear frente al Covid-19, ya que “no había dilema entre salud y economía”

  • Espera que la temporada de verano se alargue durante el otoño y, de esta forma, asegurar “un buen inverno de 2021, el que precederá a la normalidad plena en 2022”


La presidenta del Gobierno de Islas Baleares, Francina Armengol, ha participado esta mañana en un coloquio organizado por Executive Forum, con la colaboración de Vodafone y FCC Medio Ambiente. Durante el evento, Armengol ha explicado cómo Baleares está gestionando el final de la pandemia con una “respuesta colectiva diferente”, mediante factores diferenciales como el diálogo, el estado del bienestar y la diversificación de la economía.

Antonio Álvarez, director territorial de Vodafone en Levante y Baleares, y Jordi Payet, director general de FCC Medio Ambiente, han acompañado a la presidenta en el coloquio. Álvarez ha destacado a la importancia de la colaboración entre empresas, instituciones y sociedad civil de cara a la próxima temporada de verano en Baleares para que “salgamos muchísimo más reforzados”. En esta línea, se ha hecho alusión a la tecnología como “un catalizador para la digitalización” en aras de lograr una “economía recuperada en términos diferentes a los que había antes porque el entorno ha cambiado totalmente”. Por su parte, Payet ha reconocido los logros del Gobierno balear en la gestión de la crisis extraordinaria desencadenada por la pandemia y ha manifestado el compromiso de FCC Medio Ambiente para “apoyar los servicios inteligentes que comporten un fomento de la sostenibilidad y la responsabilidad social corporativa con el fin de lograr el cumplimiento de los ODS y de la Agenda 2030 del Gobierno balear”.


Armengol ha comenzado su intervención animando a "aprovechar las oportunidades que surgen con el final de la pandemia y la más que previsible derrota del coronavirus". Para lograrlo, se ha referido al diálogo y al debate como “las mejores herramientas para fortalecer la sociedad y vencer cada reto”. “Si habitualmente es importante el trabajo desde la pluralidad de ideas y de sensibilidades, en este caso lo es más, porque vivimos un momento clave en el que definiremos simultáneamente la reactivación inmediata de esta sociedad y la estrategia con la que queremos avanzar durante las próximas décadas” ha añadido.

“Un año de castigo social y económico ha dejado secuelas” ha reconocido la presidenta. Sin embargo, ha advertido que el “el virus nos ha hecho reaccionar como nunca” ya que “hemos dado una respuesta coral y consensuada que nace de la firmeza de un propósito común y nos sitúa en un escenario de recuperación sólida y rápida que no vimos en crisis anteriores”. Con respecto a las crisis anteriores, Armengol ha insistido en que el diálogo y la acción conjunta están siendo el “gran factor diferencial” en la gestión de la situación actual.


La situación actual


Además, la presidenta se ha referido a la relevancia de los acuerdos y el entendimiento alcanzados entre administraciones, empresarios y trabajadores para sortear la crisis del Covid-19. “Solo así se explica que estas islas estén hoy como estamos” ha dicho al respecto. Por otra parte, ha señalado también que Baleares cuenta con uno de los índices de incidencia más bajos de Europa y que se encuentra “en posición de ser uno de los pocos lugares abiertos al mundo para reactivar la movilidad y, con ella, nuestra economía”. Como ejemplo, ha indicado que el archipiélago balear acapara actualmente el 60% del turismo proveniente de Alemania y que las cifras de actividades de los aeropuertos de las islas avanzan un 30% semanal. Estos indicadores, entre otros, “nos dejan la tranquilidad de saber que la temporada será fuerte y nos permitirá recuperar miles de empleos” ha manifestado al respecto.

Armengol también ha agradecido el esfuerzo colectivo realizado para superar la pandemia y ha afirmado que, pese a que no ha sido fácil, “ahora recogemos el fruto”. En este sentido, ha advertido que la estrategia frente al Covid-19 “era muy clara” y ha estado marcada por el objetivo principal de salvar y proteger vidas, razón por la cual “la sanidad es y ha sido clave”. “Para Baleares no había dilema entre salud y economía” ha recalcado, puesto que “solo garantizando la máxima seguridad sanitaria y salvando vidas podíamos llegar al mes de junio como hemos llegado: con las puertas abiertas y todos los factores a favor para que esta temporada sea la de la recuperación inmediata y casi total de la economía y el empleo”.


A juicio de la presidenta balear, esta respuesta a la crisis ha sido contundente gracias a que, a diferencia de la recesión económica anterior que se alargó diez años, se ha producido una “reacción centrada en el tejido productivo del conjunto de Europa, con una apuesta fuerte para poner los recursos al servicio de la preservación de empleos y negocios”. En este sentido, ha hecho hincapié en las ayudas por valor de más de 100 millones de euros desplegadas en Islas Baleares a principios de año para los establecimientos y negocios que tuvieron que cerrar, así como en los 855 millones de euros que el Gobierno central destinará a empresas baleares en forma de ayudas directas. Al mismo, Armengol se ha referido como “un rescate sin precedentes, imprescindible para que seamos capaces de soportar la mayor caída del PIB de toda Europa y proteger más de 200.000 empleos casi la mitad de nuestro tejido laboral”.


Las próximas temporadas


La presidenta balear ha explicado también que, durante los últimos meses, “los contactos para acelerar la reactivación turística y hacerla confluir con un modelo de seguridad sanitaria, nos han permitido planificar un verano que ya sabemos que será el de la recuperación”. Asimismo, ha asegurado que se contará con unas cifras de conectividad similares a las de 2019 y con mercados en los que la oferta superará, en algún momento, la previa a la crisis.


Por otra parte, ha indicado que “hemos trabajado con un objetivo más: aprovechar el momento de ahorro de los consumidores de nuestros mercados emisores y el apetito por los viajes en entornos seguros, como el nuestro, para alargar la temporada durante el otoño”. Según Armengol, esto permitirá contar con “un buen inverno de 2021, el que precederá a la normalidad plena en 2022”. En este sentido, ha destacado la necesidad de potenciar también otros motores económicos, además del turístico, como el de la tecnología y la innovación.



Temas de interés
Recomendamos
Search By Tags
Síganos en Redes
  • LinkedIn Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black